Romaphonic Sessions

Discografía

Romaphonic Sessions

  • 2016

A la venta el 26 de febrero de 2016.
Disponible en iTunes.

  1. Nueva zamba para mi tierra (Nebbia)

  2. Garúa (Troilo, Cadícamo)

  3. Mi enfermedad (Calamaro)

  4. Biromes y servilletas (Masliah)

  5. Los aviones (Calamaro)

  6. Milonga del trovador (Piazzola, Ferrer)

  7. Siete segundos / El día que me quieras (Calamaro/Gardel, Le Pera)

  8. Absurdo (Virgilio y Homero Expósito)

  9. Soledad (Gardel, Le Pera)

  10. Paloma (Calamaro)

Grabado el 27 y 28 de mayo, 2015, en Estudio Romaphonic, Buenos Aires.
Mezclado en Romaphonic por Martín Pomares.
Producido por Andrés Calamaro & Germán Wiedemer.

A veces nuestros discos predilectos nacen de una casualidad, o de una equivocación, tal vez
de una conjunción astral inexistente. Pero no nos equivoquemos: la mayoría de la música que almacenamos
en nuestra memoria es fruto del trabajo y la perseverancia, de la acumulación de vivencias
de artistas de recorrido largo. En la singladura de Andrés Calamaro ha habido de todo. Estajanovismo
y locuras. Audacias y raíces. Dolor y epifanías.
Justicia poética y poesía justa. Es muy ancha una carrera que ya pasa las tres décadas ahí arriba.
El “Bohemio Tour” había sido un éxito en América y España, un par de premios Grammy viajaban en la maleta de Calamaro y un re-reconocimiento popular le acompañaba. Formaban su banda talentosos músicos argentinos, de los que solo el guitarrista Julián Kanevsky había girado previamente con él. Desde “La lengua popular” de 2007 se habían desarrollado varias giras donde el repertorio se basaba en los grandes éxitos de Calamaro, acompañados por algunas canciones nuevas que iban emergiendo en cada álbum. Además había surgido un descubrimiento: América quería a Calamaro, y sus visitas por todo el continente eran un continuo un éxito.
Llevábamos tiempo acariciando la idea de que algún día habría que hacer un disco de Andrés producido por el laureado director de cine y melómano Fernando Trueba. Con solo esa idea en la cabeza organizamos una comida,
simplemente para explorar el territorio. Fernando y Andrés se conocen, admiran y respetan desde hace tiempo, así que algo interesante podía salir de aquello.
En paralelo, Calamaro había sido elegido para abrir el concierto de Bob Dylan en San Sebastián, pero no quería que fuera una actuación usual, sino algo diferente. Así que antes de viajar a España para su cita con Dylan se encerró dos días en una discreta oficina de los estudios Romaphonic de Buenos Aires, junto al pianista German Wiedemer, con la idea de explorar un repertorio distinto.
Entre amplificadores de guitarra amontonados y con apenas un micrófono y un piano pretendían ensayar un poco, establecer un repertorio.
Andrés le envió a Trueba la grabación de ese ensayo. Cuando se vieron para explorar una aventura en común, la frase del cineasta acreditó una vez más su inteligencia artística: “Para qué vamos a hacer un disco si lo que he oído ya es grande”.
Pocas horas después todos escuchamos esa grabación. Trueba tenía razón. Repertorio propio y clásicos del tango fundidos con canción contemporánea bajo la interpretación de Andrés y Germán. La grabación presentaba el óxido justo, templada, pero con profundidad y “grano”, como aquellas fotografías de antaño, que añadían la magia inasible de un algo más.
Algún día la colaboración de Calamaro & Trueba se plasmará en un disco, pero mientras tanto se hizo patente que “Romaphonic Sessions” era más que una sesión casual para preparar el concierto de Donosti.
Lo que se ofrece aquí es el fruto de aquellas sesiones, una de preparación y otra de grabación. Una vez que Andrés decidió publicarlo, lo siguiente fue considerar esta grabación el Volumen III de la “Colección Grabaciones Encontradas”, que llega veinte años después del Volumen II. Muchas veces habíamos hablado de dar continuidad a la colección, pero por un motivo u otro no acabamos de hacerlo. Esta vez era inevitable, porque nunca una grabación fue más “encontrada” que esta.
Aún sin haberse perdido nunca.
Que lo disfrute tanto como nosotros.
Alfonso Pérez y David Bonilla

 

Las canciones:
Nueva Zamba para mi Tierra es una emblemática composición de Litto Nebbia que refleja la querencia
melancólica por el terruño en la distancia, AC y Nebbia la cantaron dos veces en 2005, en la reunión de Los Gatos Salvajes y en el concierto en Obras Sanitarias editado como “Made in Argentina”.

Garúa es una de las extraordinarias composiciones de Aníbal Troilo “Pichuco”, con texto de Enrique Cadícamo, y representa la evolución del tango y la evocación al barrio en su amplio espectro poético y musical.

Biromes y Servilletas es una obra del sorprendente compositor uruguayo Leo Masliah, que fuera grabada por Milton Nascimento y Hugo Fattoruso, el gran pianista uruguayo. Andrés y Hugo la cantaron el año pasado en el ciclo Fatto in Casa con el compositor rioplatense Fernando Cabrera.

Milonga del Trovador fue compuesta en París por Astor Piazzola y Horacio Ferrer.

Absurdo y Soledad fueron grabadas por AC y Juanjo Domínguez para “Sin Red”, un disco registrado en vivo en el estudio para la discografía de Domínguez.

Mi Enfermedad es una versión adaptada del éxito de Los Rodríguez.

El tándem Siete Segundos con El Día que me Quieras formaba parte del repertorio de la gira por Estados Unidos del 2011

Los Aviones responde a una guía espontánea para los ensayos previos al concierto de julio en Donosti como opening act de Bob Dylan, como el resto de esta grabación.

Paloma está tocada un tono y medio más abajo que su versión eléctrica, para llevarla hacia un ambiente más intimista y menos enfático.

 

“Romaphonic Sessions” es el tercer volumen de “Grabaciones Encontradas”, la marca creada por Andrés Calamaro y que editó sus volúmenes iniciales en los primeros años ‘90.
Ahora se recupera la colección con una grabación de profundidad y categoría, encontrada entre lo más próximo de una archivoteca legendaria.