Andrés Calamaro - Web Oficial

Último momento

Blog

Zaragoza

26 de junio:

Despertando con mate en Zaragoza. Anoche fue un espléndido concierto en el auditorio Mozart. Interpretación genuina, buen humor, inspiración y todo en su sitio para honrar a nuestro “músico de la tierra”, que es Antonio y tocaba son su familia sentada en las buenas butacas del teatro. No falto la insólita impasse de ironías argentinas (que el respetable atendió de la mejor manera posible), pero el meollo del concierto (el recital en si mismo) fue una bonita exhibición de lo que intentamos hacer siempre: verdad vocal, interpretación instrumental genuina, reversión de las canciones, un nuevo sitio para los tangos y cosechar las mejores sensaciones en el escenario y es posible suponer que ayer conseguimos todo eso en una noche para recordar en Zaragoza que me recibió (sus gentes) con doble aplauso durante la primera canción y creciente entusiasmo en forma de publico soñado para cualquiera. A lo que respondimos con lo mejor de nosotros. “Las caras al encenderse las luces lo decían todo. De pronto, me he descubierto rodeado de amigos a los que no había visto (…) Todos con los ojos iluminados, gozosos. Qué hijo de puta, qué buen rato nos ha hecho pasar AC. Qué forma de achicar su repertorio y re-apropiárselo, qué forma de llenar el escenario con dos pasos, qué sencillez de gestos, qué calma y qué emoción tan regia. Me quedo con la interpretación de “Soledad”, quizá mi tango favorito de Gardel, con esas horas que agonizan y se niegan a pasar. AC va haciendo de sí mismo un clásico. Pronto habrá que decir de él que canta cada día mejor, como Gardel.” El escritor Sergio del Molino nos dedicó estas palabras habiendo ya caído la noche madrugada. Considero oportuno aceptar con agrado la caricia de los elogios porque siempre estamos rindiendo un examen en esta “forma formato” de concierto que elegimos ofrecer con fortuna. Aquí todo lo que canto tiene que ser genuino, se escucha hasta el silbido de las caries y cada micra de sinusitis bajando por la garganta. La importancia de cada nota es considerable y está muy expuesta. Pensaba anoche en la facilidad de “mentir un poco” en los géneros, todo el rock (y la música moderna) ofrecen una serie de posibilidades para “esconderse en el canto”, como en los trucos que aprenden los guitarristas para mover los dedos y hacer creer que están tocando notas “de verdad”. A la luz de la realidad, este concierto (similar el de anoche al de los demás en repertorio que variamos en una o dos canciones) no permite esconderse detrás de nada, es un monologo a cuatro personas y el mas mínimo desperfecto queda desnudo en el transparente tejido de sonidos y silencios que ofrecemos. Anoche me acompañaron las buenas sensaciones desde las primeras notas, sentimos el favor del respetable publico de buena gente de Zaragoza desde el comienzo mismo y degenerando en mas y mayores muestras de fervor y acuerdo. Es un publico exigente que no quiere sentirse defraudado, que espera sorprenderse pero solo gratamente, que quiere escuchar sus canciones preferidas y algo distinto, que viene a descubrir algo que no se parece a ningún disco nuestro y que solo va a entregarse con genuino aprecio por lo que hagamos. El repertorio fluyó compensado con el agregado de Algunos Hombres Buenos y la serie habitual de tangos. El fragmento de humoradas cordobesas resultó ligeramente celebrado (considerando que no había cordobeses en la sala, o no se hicieron escuchar) pero lo llevamos adelante con honores por la gracia mediterránea. Quisimos reponernos del baño de respeto comedido que recibimos en Bilbao la noche inmediatamente anterior y fue dejándolo todo en el escenario, inclusive el factor de comedias folklóricas argentinas. Mejor casi imposible.

epa05391162 Argentinian musician Andres Calamaro (R) performs during his concert at the Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza, in Zaragoza, Spain, 25 June 2016, as part of his 'Licencia para cantar' tour.  EPA/JAVIER CEBOLLADA

SEVILLA

“Es un artista en mayúsculas capaz de emocionar en cualquiera de los formatos habidos y por haber de la música, un showman que transmite, y que anoche dejó patente que se encuentra en un gran estado de forma a la hora de cantar (dando de largo su mejor concierto en Sevilla) y dio argumentos más que suficientes de por qué lleva más de veinte años en la cima de la aristocracia del rock en castellano.”

17 de junio:

Anoche fue un (muy) bonito (lindo) triunfo. Tocamos buenamente al aire libre en un sitio tradicional y artístico. Adonde reposaron las cenizas de Cristobal Colón durante dos siglos. Un publico sevillano de calidad. Fuimos buenos en la música en la comunicación, por llamar de algún manera a las gracias que hago, el momento de humor (mas gracia) cordobés, y a la gratitud (mas gracias) en si misma. Ayer fue todo francamente muy bueno, para empezar una noche formidable de temperatura ideal para estar cantando al aire libre para un publico que quiso entregarse al aplauso desde la primera estrofa de la primera canción. No dejé pasar la oportunidad de brindar a los iconos de Sevilla mis canciones y por mi garganta desfilaron bohemios, rockeros, toreros y poetas del flamenco. También la cuestión arquitectónica del barrio y el hotel, un hotel instalado en un estadio donde (no tuve razón anoche) si se jugaron partidos de fútbol, incluso vi uno. Un amistoso entre nuestras selecciones de balompié. Yo llegué invitado por Adolfo D. Y volví en el tren con el Coco Basile: ni mas ni menos. Fue un viaje entrañable que debería haber recordado anoche (lo recuerdo ahora, ademas en el baño del tren tuve un accidente y derrame mi teléfono en las aguas sanitarias, un teléfono de ultimo modelo que reaccionaba a la voz humana). Ahora el estadio esta abandonado, ni arcos tiene la cancha, pero creo escuchar gritos que llegan desde detrás de las cortinas que tengo cerradas. Muy buenas sensaciones las de anoche, mejor imposible. Ya en la primer canción (La Libertad) fuimos interrumpidos por un formidable (profundo) aplauso que celebro la primera estrofa, sin dudas un gesto que no por habitual es menos importante, cálido y profundo. Confieso que no estaba especialmente motivado en la prueba del sonido, pero todas las dudas quedaron diluidas en cuanto pisamos el escenario, y de ahí en mas todo fue transcurriendo del mejor modo. Nos dejamos llevar por el entusiasmo de un público que quiso cantar, y volvimos del entusiasmo para seguir cantando y no perder cierta solemne (o quieta) intimidad publica que tienen estos conciertos y esta naturaleza de recitales. Caramba. Fue un concierto formidable de sensaciones en el escenario desde donde generábamos buena música entre las demostraciones de respeto a los símbolos de Sevilla. Una parte de mi se queda en este territorio sagrado del arte y el compás para llegar invisible hasta Jerez y saludar a la amistad de El Torta que será bendecido por aquellos que le quisieron. Mientras tanto vuelvo en el mismo tren que me trajo para permanecer en Madrid y reinsertarme en mi vida de todos los días para llegar intacto a los conciertos de la semana próxima mientras se consume el tiempo que me queda en España. Una sensación de cuenta atrás que ya forma parte de mi día a día. (….) Llego en tren a mi temporal estancia madrileña, envuelto en la formidable critica del ABC edición andaluza. Por lo visto pudo haber sido mi mejor concierto y la mejor interpretación vocal de aquellas que se recuerden de todas mis visitas a la ciudad. Cierto que siento que esta gira marcha muy bien, somos mas precisos y estamos mas cómodos en este formato, mas expuestos pero tocamos mejor, tengo mas dinámica y en una mayor dinámica me encuentro mas apto para ofrecer matices en la interpretación, y cuando el concierto rueda entonces cantamos con sensibilidad, afinación y tiempo; pero ademas nos soltamos en monólogos que a veces son dúos que alternan entre la solemnidad de los tangos presentados y el delirio humorístico de aquellas claves de humor mediterráneo cordobés. Un poco de nuestra intimidad llevada al escenario. Para conseguir eso hay que encontrarse francamente bien en las tablas.

LIVE 2016
.